Olga Varea

titolo_spain

Olga Varea

Olga Varea nasce in una famiglia radicata nel cuore della culla del flamenco, nell’affascinante Andalusia. All’età di sei anni comincia a dare i suoi primi passi “por sevillanas” guidata dalla mano di sua madre, che le insegna ad apprezzare l’arte flamenca della sua terra. Durante l’adolescenza si trasferisce a Granada, dove inizia a coltivare la sua vera passione per il flamenco, che con il passare dei giorni diventa sempre più coinvolgente. È in questa città che consacra la sua conoscenza del flamenco attraverso innumerevoli corsi presi da artisti come la famiglia Vallejo, Fuensanta “la Moneta”, Andres Peña, Patricia Guerrero, Adrián Sánchez, Violeta Ruiz, Pilar Ogalla, Alfonso Losa, Carmen “La Talegona”, ecc…
La sua carriera professionale inizia nei Tablaos, chiamati cuevas, nel misterioso barrio del Sacromonte. Il primo Tablao dove balla è quello di Maria “la Canastera”, trasferendosi poi nel famoso Tablao “Los Tarantos”, dove balla per diversi anni al fianco di importanti artisti come Emilio Maya, Ruben Campos, Pepe Flores, Violeta Ruiz, Jara Heredia, Angustias “la mona” e un lungo elenco di artisti…
Nello stesso periodo forma parte di differenti compagnie e quadro di flamenco come: “Compania di flamenco Violeta Ruiz”, con uno spettacolo presentato in Spagna e in Marocco, al fianco di artisti come Eloy Heredia, Marcos Palometas e Raul Sakay; “Compania Andalucia Ecuestre” dove si realizzavano coreografie insieme a cavalli originari della città di Jerez.
Successivamente si trasferisce a Madrid dove continua la sua carriera professionale. Nella capitale spagnola presenta diversi spettacoli con un suo proprio cuadro flamenco “Al tres por medio”, al fianco di artisti come Mercedes Martinez (chitarra), Javier Ballesteros (cajon), Sara Morgado (celo) e Caridad Vega (cante). Insegna contemporaneamente quest’arte ancestrale nella famosa scuola “Amor de Dios”.

_MG_0124-Edit¿Cómo llegaste al flamenco?
En Andalucía el flamenco está por todos los rincones, es inevitable escucharlo, verlo o sentirlo. En mi caso es algo que está ahí de toda la vida. Era muy pequeña cuando mi madre me enseñó a bailar mis primeros pasos por sevillanas. A mi hermana y a mí nos encantaba bailar juntas, y era algo que les hacía mucha ilusión a nuestros abuelos y tíos, les gustaba vernos bailar en festivales como los del Día de Andalucía, etc. Algo que siempre me cuenta mi madre es que mi abuelo paterno, Alfonso, me compró mi primer vestido de flamenco cuando todavía no había cumplido los cuatro años porque me ponía siempre delante de la televisión y cualquier melodía que sonaba yo la bailaba por flamenco. Pero he de decir que Granada fue la clave de mi verdadera pasión.

¿Cuándo te diste cuenta que el flamenco podía ser tu profesión?
En realidad es algo de lo que no eres consciente hasta que pasa un tiempo. Comienza con una enorme curiosidad por este arte…y acaba siendo una pasión que forma parte de mi día a día, de mi vida.

¿Pensaste alguna vez en la posibilidad de no alcanzar el éxito?
El éxito no es una cosa que me preocupe, pienso solo en disfrutar de cada cosa que hago.

¿Quiénes son tus puntos de referencia?
Me gustan y me inspiran muchos artistas de muy diferentes estilos, desde lo más puro hasta lo más moderno o contemporáneo. De cada uno de ellos se puede aprender algo diferente, cada uno tiene algo que enseñarte, basta con estar siempre abiertos a recibir lo que te pueden enseñar.

¿Cuánto fue determinante el flamenco en tus decisiones personales?
El flamenco más que un arte es un estilo de vida, así que es difícil no anteponerlo en la mayoría de ocasiones, sí, puedo decir que casi siempre.

¿Mirando hacia atrás, que cosas cambiarías y cuales volverías a repetir?
No cambiaría ninguna, creo que siempre que miramos atrás encontramos cosas que nos gustan más y cosas que nos gustan menos, pero es cierto que de todas esas cosas he aprendido y son las que me han hecho crecer como persona, tanto las buenas como las malas. Creo que soy quien soy (con mis defectos y mis virtudes) por las circunstancias y las experiencias que he vivido.

¿Qué piedras has encontrado en tu camino hasta llegar a conseguir tus metas como artista?
¡Uff! Muchas, pero me quedo con todas las cositas buenas que también he encontrado. Las piedras, la mayoría de las veces nos las ponemos nosotros mismos en el camino, por querer trabajar con perfección y hacer las cosas bien.

¿Ha tenido dificultades para ponerse en la enseñanza, aquí en Italia?
Llegué a Roma hace ya unos meses, aunque el principio ha sido un poco a caballo entre Roma y España. Y luego, pues abrirse camino siempre requiere un esfuerzo: un poco de publicidad, hacerte ver, que le guste a la gente, etc. y para las clases igual, pero sobre todo poner mucha ilusión y muchas ganas.

¿Qué te llevó a elegir a nuestro país?
Pues un poco de casualidad… hay veces que la vida te ofrece ciertas oportunidades que son difíciles de rechazar y venir a Italia ha sido una de ellas. Siempre ha sido un país con el que he tenido contacto directo, tanto amigos como familia más cercana. Italia me gusta, al fin y al cabo somos mediterráneos y ¡Eso se nota!

¿Cuáles son tus inquietudes como artista? ¿Qué es lo que te inspira?
Me inspiran las emociones, sobre todo las emociones más a flor de piel, los sentimientos. Soy muy andaluza como carácter, con sus cosas buenas y con las menos buenas, por lo que los sentimientos los demuestro con mucha facilidad y me gusta trabajar sobre ellos, sobre lo que siento en cada momento.

¿Qué tipo de público te gustaría ganar?
Me gusta el público que aprecia y que disfruta, ya sea del flamenco o de cualquier otra forma de arte.

¿Qué deseas transmitir a tu público?
Lo que yo siento y mi forma de vivir el flamenco y también traerles un trocito de mi tierra, claro.

¿Cuál es tu relación con otros colegas?
Siempre de respeto y la mayoría de las veces de admiración. El arte, si es compartido, sabe mucho mejor. Cuando trabajas sobre el escenario con artistas a los que admiras y respetas se crean muchas situaciones de complicidad muy especiales.

¿Cuáles son tus proyectos actuales?
Pues ahora mismo estoy muy contenta. Os escribo desde México, donde hay una gran afición por el flamenco, me encanta esta tierra.

¿ Hubo un momento de tu carrera emocionante y por eso inolvidable ?
Muchos. En realidad, muchísimos. He vivido muchas emociones y muchas experiencias con las que he disfrutado enormemente. Quizá me quedo con la primera vez que bailé en un tablao.

¿Qué te queda por hacer en el flamenco? ¿Cuál es tu sueño?
¡Uff!, me queda mucho por hacer. El flamenco es una disciplina que parece no tener fin. Nunca dejas de aprender. Yballo 1 creo que eso es lo que más engancha de esto, el descubrir siempre, el aprender de unos, de otros, el vivirlo siempre de formas diferentes, es algo increíble. Cada vez que bailas, es una sensación nueva, puedes llevar el mismo vestido, bailar con el mismo guitarrista, cantaor, etc., ¡que nunca es lo mismo!

¿Cuál es la bailaora o bailaor que mejor se adapte a tu gusto y que más te emociona?
Por nombrar alguna en concreto diría Eva “La Yerbabuena” por razones obvias, pero hay muchísimos artistas que me ponen los pelitos de punta.

Cuéntanos “tu duende”.
¡Ay!, el duende. Ese gran enigma.

¿Cuál es tu mayor defecto y tu mayor virtud como artista? ¿Y como persona?
Creo que los defectos y las virtudes de un artista son los mismos que se tienen como persona. ¡Muchos defectos! soy una persona un poco (bastante diría yo) impaciente, por ejemplo.

¿Qué piensas un momento antes de subir al escenario?
Ais….Ese cosquilleo de antes de empezar no te deja pensar demasiado…

¿Con qué artista trabajaste más a gusto y por qué?
Hay muchos con los que me he sentido muy bien, sería un largo etc., con los que he disfrutado y aprendido muchísimo, esa es la parte más bonita de trabajar en los tablaos todos los días, que por sus tablas pasan un gran número de fenómenos de todas las disciplinas.

¿Con qué artista te hubiera gustado o con cuál esperarías trabajar?
Hombre, por pedir…hubiera sido un sueño trabajar con Paco de Lucía. Era una persona a la que he admirado desde muy pequeña porque muchas de sus obras y sus falsetas han sido y serán banda sonora de mi vida. Para mí la guitarra siempre ha sido muy importante y Paco ha sido el máximo exponente en el flamenco. Murió muy cerca de donde me encuentro actualmente y tengo que decir que ha sido una noticia impactante en todo México, lo comparan en los noticiarios con un Beethoven del flamenco. Ha sido una gran pérdida para el mundo del flamenco de la que costará mucho recuperarse. Descanse en paz Maestro.

¿Cuál es el “palo” que más te representa? ¿Por dónde te expresas mejor?
Depende mucho de cómo me siento, hay días que me levanto más por tangos y otros que lo hago más por soleá. Es que cuando bailas, el flamenco se convierte en una forma de expresar lo que no se puede decir muchas veces con palabras, entonces creo que depende mucho del estado de ánimo de la persona que lo expresa.

¿Cómo te imaginas en unos veinte años?
¡Ufff!, no tengo tanta imaginación y si la tengo la utilizo para otras cosas. Pienso siempre en el futuro porque es inevitable hacerlo, pero no a tan largo plazo, la verdad. Vamos por el presente y a trabajar sobre él, que es donde estamos ahora mismo.

¿Tu día ideal?
Un día de sol con mi familia y mis amigos (los echo mucho de menos a todos) tomando unas cañas en el Albaicín.

¿Cuál es el momento del día en que te encuentras más creativa?
Más que en momentos del día, a mí me pasa por períodos. Sí, hay períodos en los que estoy más creativa, independientemente de que sea de noche o de día. Pero sí es cierto que el flamenco está muy ligado a la noche y quizá la inspiración también lo esté. Recuerdo que, hace ya unos años, trabajaba en la Universidad de Granada dando clases a los alumnos de la facultad de Ciencias de la Educación. Me encantaban esas clases, pero era una pesadilla al mismo tiempo porque las clases empezaban a las 9 de la mañana, en esos momentos sí que pensaba: ¡estas horas no son nada flamencas!

_MG_0165-EditUn consejo para nuestros lectores que quieren hacer del flamenco su profesión.
Yo le diría a cualquier persona a la que le guste el flamenco: ¡baila, toca y canta!

¿Su pareja perfecta: dentro o fuera del flamenco?
Fuera del flamenco, pero aficionado y capaz de comprender y compartir esta pasión.

El flamenco en una palabra
Una palabra… El flamenco es una mezcla de miles de sensaciones y sentimientos por lo que una sola palabra no le hace justicia. El flamenco es pasión, alegría, sentimientos, frustración, satisfacción, entrañas, sabiduría, caos, orden, tierra, cultura, amor, vísceras…..intentar definirlo con una sola palabra para mí no es posible.

Gracias a Olga! Per chi volesse approfondire: 

One thought on “Olga Varea

  1. Pingback: Olga Varea | Rubrica Flamenca Qué Mire Usté !

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...